¿Haces dieta, te matas de hambre, vas al gimnasio pero no consigues adelgazar? Muchos piensan que estamos gordos porque comemos mucho, pero no es así. Sí, comer mucho engorda pero no es la única razón por la que engordamos, porque si así fuera, ¿qué hay de las personas que comen mucho y nunca engordan? A través de mi libro "¿Por qué estoy gorda?" explico las razones por las que engordamos y, no importa que tanta dieta hagamos o que tan poquito comamos, no logramos bajar de peso. Mi deseo es que primero entiendas por qué estas gorda para que entonces sepas cómo puedes adelgazar. Y tu, ¿Por qué estas gorda?

Cómo Identificar el Hambre Emocional

miércoles, 5 de mayo de 2010


¿Comes debido a la sensación de hambre o porque estás aburrida, sola, cansada, soltera, casada? ¿O pasaste frente a una tienda de dulces/donuts/pizzas y se te antojó una? Yo sí. Pero es que es bien dificil saber cuando tengo hambre de verdad y cuando es solo en mi mente porque las dos las siento en el mismo lugar: en el estomago.

Sin embargo, investigando aquí y allá, he encontrado algunos puntos que pueden ayudar a identificar si el hambre que sentimos es emocional o fisica, y cómo combatirla (o al menos intentarlo).

Voy a tener dividir esto en varias entradas porque una sola resulta ser muy larga y, según una encuesta, la gente en el internet no lee, y menos si el artículo es muy largo. Así es que lo voy a dividir en varias entradas pequeñas para que la lean.

El hambre emocional
Es el hábito de comer sin tener realmente apetito, más bien como respuesta a sentimientos o emociones indeseables. En contraste, el hambre fisiológica, es el hábito de comer cuando realmente tienes apetito y se produce cada 3 o 4 horas.

Cómo identificar el hambre emocional
La respuesta a estas preguntas son un indicio de si tenemos hambre fisica o emocional:

La última vez que comiste:
1) ¿El hambre llegó de improviso o lo hizo gradualmente?
2) Cuando tienes hambre: ¿Sientes la desesperación por comer lo que sea y de inmediato?
3) Cuando comes: ¿Prestas atención a lo que entras en la boca o simplemente la llenas a prisa?
4) Cuando tienes hambre: ¿Puede llegar a satisfacerte con alguna comida nutritiva? o ¿Necesitamos de “cierto tipo de comida” para lograrlo?
5) ¿Te sientes culpable luego de comer?
6) ¿Comes cuando te sientes enojada o cuando experimentas alguna sensación de que “te falta algo” (vacío emocional)?

La respuesta “” a una de esas preguntas indica que padeces de hambre emocional (yo contesté que sí a todas!). Es normal que las personas utilicemos la comida como un modo de suprimir sentimientos de estrés, ansiedad, aburrimiento, confusión, etc., sin embargo NO ES SANO, y menos si hacemos de ello un hábito. El hambre emocional es la archienemiga de todas las dietas y lo que no nos deja rebajar “esas libritas de más” ni el exceso de libras tampoco.

Mañana escribiré sobre cómo evitar el hambre emocional.

Nota: Las preguntas de arriba las tomé de un artículo que leí en el Internet pero no recuerdo dónde. si alguna sabe en qué pagina de Internet está, por favor me deja saber para darle el crédito al artículo y enlazarlo (ya saben que después acusan a una de plagio).

0 Que opinas?: